Queridos amigos,

he rediseñado una nueva web en la que he trasladado toda mi información para que resulte más fácil navegar por ella.

Muchas gracias a todos los que me siguen.
__________________________________________________________________________________

jueves, 3 de junio de 2010

El toro "GUAJIRO"...la bravura sin tiempo

Desde hace tres años se me concede el gran honor de participar como miembro del jurado al premio “Onda Cero” “Rio Grande” al mejor toro de farolillos. Lástima que este año algunos miembros como Mari Carmen García o Carlos Herrera no hayan podido asistir a este entrañable evento en donde la afición se mezcla no solo con la experiencia de profesionales del toro y ganaderos sino con personas de una cultura y una sabiduría exquisita: románticos, escritores, empresarios, expertos en comunicación y artistas de nuestro tiempo…por supuesto todo acompañado de un delicioso menú apto para los paladares más exigentes y en el mágico marco de este reconocidísimo restaurante a orillas del Guadalquivir.

Este año la votación ha sido particularmente interesante, pues la cosa ha estado muy reñida y ha habido mucho debate antes que se eligiera, con solo dos votos de diferencia, a “Guajiro” de la ganadería de “El Pilar” como merecedor del premio.
Considero que la feria de Sevilla de este año ha sido bastante buena y la verdad es que ha habido muchos toros, cada uno con sus cualidades, que nos han emocionado, pero entre todos había que elegir a uno. Los miembros del jurado hemos dudado mucho entre “Guajiro” e “Ilusión” de la ganadería de “El Ventorrillo” pues los dos toros han dado un juego extraordinario (recordemos que en la edición anterior se le entregó el premio a “Terciopelo”, también de “El Ventorrillo”).
Probablemente, si siguiera en activo como matadora y me hubieran dado a elegir entre “Guajiro” e “Ilusión”, hubiera elegido a “Ilusión”, pues ha sido un toro con las fuerzas justas pero que ha ido de menos a más, embistiendo con holgura y rebozándose mucho en la muleta, un toro pronto, que empujaba por derecho y transmitía por sí mismo, un toro que, impecablemente llevado por las prodigiosas muñecas de “El Juli”, ha terminado entregándose por completo. Estuvo un poco distraído en los primeros tercios, saliendo suelto, pero “El Juli” lo entendió muy bien desde el principio y supo medir el castigo para que “Ilusión” se afianzara cada vez más y se viniera arriba repitiendo sin dudar y dando lo mejor de sí mismo...en definitiva el toro que le ha permitido a Julián salir por la Puerta del Príncipe. Sin embargo este premio es al mejor toro, no al mejor torero o la mejor faena y, como espectadora, me ha cautivado mucho más la personalidad de “Guajiro”.
Desde el principio ha sido un toro muy exigente para el torero, un toro muy serio, de estampa antigua, aleonado, astracanado casi veleto, un tío, cinqueño, con mucha presencia y madurez: el morrillo imponente el rabo largo y flecudo , quizás un poco bastos los cabos. Ha sido un toro que ha tenido una fijeza indiscutible en todos los tercios.
Nada más salir a la plaza se descaró con el público y los sevillanos se quedaron atónitos contemplando admirados su belleza salvaje. El toro no desprendía arrogancia barata, sino una nobleza austera, un porte elegante y una bravura sobria. Su embestida no era atropellada, sino despaciosa y conciente, con mucha clase. Fue castigado en varas derribó dos veces al caballo, cosa que no se ve muy a menudo en estos tiempos, y permitió que Curro Molina escuchara la música en el tercio de banderillas. Fue un toro con mucho fondo que se arrancó desde las tablas hasta los medios en donde “Sebastián Castella” empezó propinándole su ya conocido pase cambiado. “Guajiro” venía metido en la muleta y humillando desde mucho antes de llegar a jurisdicción, galopó con ritmo y en ningún momento se distrajo para buscar la salida, arrastraba el hocico por el suelo, empleándose a fondo y sin perder las manos nunca; pero no era un toro que pasaba sin más, sino que su codicia (ese afán de coger la muleta), hacía que su embestida se ralentizara cada vez más, pidiéndole al torero cada vez más esmero a la hora de vaciar el muletazo (por supuesto por abajo) y cada vez más cadencia y más aguante…y torear tan despacio es extremadamente difícil.
Posiblemente Sebastián no estuvo del todo acertado con “Guajiro”, acortándole la distancia demasiado pronto quizás, pero, no obstante el torero le comiera cada vez más terreno, el toro no protestó, no cabeceó, sino obedeció a los toques y a los desplantes de “Castella” humillando con nobleza y repitiendo, aunque no permitía tirones, ni pases por alto.
Nunca dije que Guajiro fuera un toro fácil, todo lo contrario, ese tipo de bravura es muy complicada de lucir, es exactamente el tipo de carácter que permite que algunos toreros, de vez en cuando, hagan faenas para la historia: es el toro que permite torear lento, con profundidad, de los pocos que aguantan que se les líe alrededor de la cadera con la cintura rota, al natural, por abajo, cadenciosamente y sin rigidez…su manera de embestir nos permite ver el beso íntimo entre la vida y la muerte en toda su belleza y dramaticidad…Personalmente creo que la fiesta necesita toros así.
Sin duda alguna, “Ilusión” ha sido un toro de garantía para una gran faena, pero estoy convencida de que toros como “Guajiro” son los que permiten que el toreo sea algo más que un mero espectáculo, porque algunos aficionados y algunos toreros (aunque cada vez quedamos menos) todavía creemos en ese baile mágico que va más allá del toreo matemático. El toro no es solamente una máquina de embestir y el torero una máquina de torear que fabrican dinero juntos, sino son dos compañeros que mutuamente se juegan la vida y que tienen que entregarse y darse su sitio el uno al otro, con caricias, con temple, con decisión, dejándose llevar por lo sentimientos.
Lástima que el amor no siempre es correspondido, y este gran toro se haya ido al desolladero con una oreja y sin dar la vuelta al ruedo que se merecía.
De todas maneras tanto la corrida de "El Ventorrillo" como la de "El Pilar", han sido muy completas y los toros en general han dado muy buen juego…Enhorabuena a los ganaderos…ojala sigan así.

No hay comentarios: