Queridos amigos,

he rediseñado una nueva web en la que he trasladado toda mi información para que resulte más fácil navegar por ella.

Muchas gracias a todos los que me siguen.
__________________________________________________________________________________

viernes, 24 de abril de 2009

La noche y el amanecer

Lo dedico a todos aquellos aficionados que un día quisieron ser toreros, y, en particular modo, a mis compañeros y compañeras de aventuras…de tapia y de cartel… a los que se han retirado, como yo, y a los que se han hecho banderilleros.

¡Mucha suerte toreros… y a la vida!





LA NOCHE Y EL AMANECER


Albero de oro aterciopelado,
latidos del corazón contenidos
entre riendas de acero,
y dos medias lunas
que asoman de entre la oscuridad,
y tú detrás, torito negro,
sales a revelar mi alma.

Tú eres arrogancia y desafío,
dueño de tu plaza hermosa y reluciente,
y yo, como flor sin abrir,
dueña de mis temores
encerrados entre sedas.

Te acercas… te alejas
yo despliego mis pétalos
y tú acudes,
y me buscas entre cuna de media luna,
yo te llamo y te busco a ti
para entregarte mi ilusión
y atrapar tu bravura.

Ahora te necesito,
ahora… aquí…tú y yo
en el medio de la plaza
en este presente eterno y fugaz.
Te imploro que me embistas, torito bravo.

¡Coge mi muleta!
y síguela hasta el final,
porque te pongo mi corazón por delante
y en el pecho mi alma,
y te la dejo puesta
para que tu la persigas
enlazando espirales sin respiro
que nos llevan al cielo.

Tú y yo,
como haciendo el amor,
agotándonos en este irrefrenable juego de miedo y de valor.

¡Vente conmigo, torito…No te rindas!
Embiste con gallardía.
Bríndame tu nobleza y tu bravura
para que el tiempo se pare
y rebose la hondura.
Que la música toque para nosotros
en este abrazo y en este presente.

Regálame el milagro de tu momento,
porque en ti está la magia de mi ser,
porque en tu momento está mi momento,
porque este momento será nuestro eternamente.

Somos como dos imanes que se atraen y se repelen
pero al final se equilibran nuestras fuerzas
y nos atrevemos a quedarnos muy cerquita,
para sentir el calor de nuestros cuerpos,
quizás para olernos
o intercambiar un suspiro,
o quizás porque queremos robarnos el alma el uno al otro.

Nos quedamos callados en un instante interminable…
entonces encuentro mi reflejo en la negrura de tus ojos
y me hundo en ellos hasta escuchar el latido de nuestros corazones
y el fluir de la sangre…
…cuantas cosas veo en ellos
…cuantas cosas siento…
cuando esa oscuridad me ilumina.

Tú naciste para mí
y morirás para mí,
porque soy dueña de tu vida
y tú dueño de la mía.

Tú sol y yo luna,
tú sombra y yo luz,
tú fiereza y yo caricia,
tú muerte, y yo…esclava de tu brujería.

Sobre el acero se cruzan nuestras miradas,
me gustaría despedirme, decirte un piropo,
pero tú eres noche y yo día:
y en este amanecer…
…tu vida es la mía.

(Higuera de la Sierra 27/06/2001)


No hay comentarios: